Parte 1/20
Autor: Dr. Antonio Gúzman Nacoud

Sobre la salud y su sistema administrativo en México

¿Por qué la articulación entre las instituciones de salud en un país es crítica? ¿Por qué dicha articulación puede ser una ventaja o una desventaja? ¿Por qué debe haber varias instituciones de salud en el país? En esta serie de documentos de reflexión nos proponemos analizar el panorama del Sistema Nacional de Salud, haciendo énfasis en el análisis de los costos de la salud y en las estrategias de prevención, ya que estos dos aspectos son cruciales para comprender la problemática de salud en México y para generar soluciones viables.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente como la ausencia de afecciones o enfermedades. Se la considera como un elemento que permite potenciar el capital humano, constituye un bien preciado en sí mismo y es una condición indispensable para la igualdad de oportunidades. Además, se le reconoce como uno de los principales objetivos de la seguridad social, e insumo esencial del crecimiento económico y reducción en las brechas de desigualdad.

Actualmente el Sistema Nacional de Salud (SNS), coordinado por la Secretaría de Salud (SS), muestra diferentes modalidades de operación y financiamiento, siendo el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) las instituciones de seguridad social más importantes de nuestro país, que cubren con servicios médicos un segmento importante cercano al 56 por ciento de la población (2008). Estas instituciones se financian solidariamente mediante aportaciones compartidas entre el trabajador, el empleador y el Estado. El SNS incluye además otros esquemas de seguridad social dirigidos a grupos específicos de población (PEMEX, ISSFAM, Sistemas de Seguridad Social Estatales, etc.). Por otro lado, se encuentran instituciones y programas que ofrecen servicios desde un modelo asistencial al que la población en general puede acceder. Lo anterior se complementa con la medicina privada, que se financia mediante prepagos, primas y/o pagos directos.

En México el acceso a la salud y la asistencia médica constituye un derecho garantizado por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que en su artículo 4°, párrafo tercero, establece que toda persona tiene derecho a la protección de la salud, lo cual se precisa en la Ley General de Salud que todos los mexicanos tienen derecho a ser incorporados al Sistema de Protección Social en Salud (SPSS).

Tomando esta situación como base, el Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012 define estrategias de largo plazo para alcanzar diez objetivos nacionales, destacando en el ámbito de la salud, la reducción de la pobreza extrema, el aseguramiento de la igualdad de oportunidades y la ampliación de capacidades para que todos los mexicanos mejoren significativamente su calidad de vida.

Los servicios médicos a nivel mundial, al igual que en México, enfrentan diferentes problemáticas, retos y desafíos que deben ser considerados para mejorar aspectos fundamentales como son su financiamiento y operación sobre bases y principios económicos para evitar, en la medida de lo posible, situaciones de adversidad y deterioro de los servicios de salud.

En general, no todos los sistemas de salud operan con el mismo nivel de efectividad ni eficiencia. Estas diferencias se deben a múltiples factores, destacando entre ellos los fenómenos demográficos, la transición epidemiológica, la forma en que se da el financiamiento, el modelo de atención y las perspectivas del seguro de salud.

La salud es un fenómeno amplio y profundamente sensible a diversos factores demográficos, económicos y sociales. En particular se debe resaltar el fenómeno demográfico que representa el envejecimiento de la población, caracterizado, entre otros factores, por:

Mortalidad general a la baja y disminución de la fecundidad; Incremento de la esperanza de vida; Disminución de la mortalidad en edades avanzadas con la consecuente acumulación de  la población en edades extremas; La combinación de una esperanza de vida cada vez mayor y de una fecundidad en continuo descenso ha provocado un aumento significativo de la edad media de la población y una proporción ascendente de los adultos mayores; es decir, una población demandante de servicios médicos más envejecida y con mayores expectativas de vida.

El envejecimiento de la población es hoy en día uno de los temas de mayor relevancia en los debates sobre población y desarrollo. Las implicaciones que trae consigo el cambio de una estructura por edades predominantemente joven a otra cada vez más envejecida, constituyen retos para los sistemas de salud con amplias implicaciones en el financiamiento y en los modelos de atención médica.

Las nuevas condiciones epidemiológicas, producto de los procesos demográficos, y del incremento ingreso per cápita, dan lugar a una transición desde enfermedades infecciosas hacia enfermedades crónico degenerativas, que requieren tratamientos permanentes y más costosos. Estos factores han transformado las condiciones a tal grado que resulta imperativo desarrollar análisis más profundos que permitan encontrar soluciones a la situación por la que atraviesan los sistemas de salud en general y los seguros de salud en particular. Este es realmente el desafío.

Estos y otros fenómenos demográficos requieren grandes cambios estructurales en los servicios médicos del sistema de salud, que enfrentan presiones al gasto de manera creciente. Estos seguros deberán atender y fortalecer servicios especializados dirigidos a una población envejecida que demanda servicios más intensivos, diversificados y costosos. También se tendrá que pensar en nuevos esquemas de operación y financiamiento que amortigüen el costo de los derechohabientes de mayor edad y así no recaiga en los más jóvenes.

En este documento se planteó parte de la problemática en que se encuentran los sistemas de salud. Pero la complejidad de esta problemática requiere análisis desde distintas perspectivas, lo que abordaremos en los próximos documentos.